viernes, octubre 19, 2007

Mi hijo tiene tos y mocos, ¿debo llevarlo al pediatra?

Ayer la volví a tener. Si es que llevo una rachita...
Al terminar la consulta me vino un padre a ver. Y ya os advierto que si has visto a un niño con la madre, y luego viene el padre solo, muy probablemente no tiene dudas sobre la dosis del dalsy. Y así fue. Vino como un basilisco a decirme que cómo había yo osado decirle a su niña de 15 años (no muy niña ya, la verdad) que ella debería saber lo que hay que hacer si tiene un catarro. Y en el colmo de la indigación me preguntó que qué clase de médico era yo que ni la había auscultado el pecho. Y en un momento en el que se vio crecido me impetó: además, tú no eres pediatra, eres un médico general (me quedó un poco cursi, pero le aclaré que soy especialista en Pediatría y áreas específicas).
A los que sois médicos os sorprenderá, pero todavía me admira el hecho de que una niña de 15 años vaya al médico porque tiene tos y mocos y le duele un poco la cabeza (ni fiebre, ni dolor de oídos, ni dificultad respiratoria...) Y en un arrebato de educación para la salud le expliqué a la muchacha, de muy buena maneras, en qué consistía un catarro, lo que tenía que hacer, y en qué casos había que ir al médico.
Una vez más erré en el camino. Si la hubiera auscultado de arriba a abajo, solicitado una radiografía de tórax y una analítica, y mandado a casa con un antitusígeno, un mucolítico, y una cefalosporina de tercera generación se habría ido a su casa más contenta que unas castañuelas: ella, y toda su familia.
El otro día comentaban que no faltan pediatras, sino que sobran pacientes que van al pediatra sin motivo.
Cuando muchos alumnos suspenden una determinada asignatura, el profesor debe plantearse si a lo mejor es que algo está haciendo mal. Cuando los niños acuden al médico sin motivo el pediatra debe plantearse si es que algo está haciendo mal. Nunca la gente estuvo tan sana, y nunca la gente fue tanto al médico.
Así que me lo he tomado como un reto: voy a educar a la población. Y voy a empezar hoy, en este blog. Así que voy a osar decir cuándo debe un niño con tos y mocos acudir al pediatra:
- Si tiene fiebre mayor de 39,5 º C y está decaído
- Si la fiebre (mayor de 38 º C) dura más de 72 horas
- Si tiene dolor de oídos y es menor de 2 años
- Si tiene dolor de oídos, es mayor de 2 años, y no se alivia tras 48 horas de estar tomando ibuprofeno
- Si tiene moco verde espeso durante más de 10 días
- Si tiene dificultad respiratoria. Se puede ver en dos cosas: la frecuencia respiratoria (no hay que ser ingeniero para contar las respiraciones de un hijo durante un minuto), que no es normal si es mayor de 60 veces en un minuto en menores de 2 meses, mayor de 50 entre 2 meses y un año, mayor de 40 de 1 a 5 años y mayor de 30 en mayores de 5 años. La otra cosa que nos indica si tiene dificultad respiratoria es que se le oigan "pitos" al respirar o se le marquen las costillas.
- Si la ingesta alimentaria en menores de un año es menor a la mitad de lo que come habitualmente.
Y mientras tanto, ¿qué puedo hacer para aliviarlo?
- Utilizar ibuprofeno (no en menores de 6 meses) o paracetamol en caso de fiebre o dolor
- Lavar la nariz con suero fisiológico en caso de obstrucción nasal
- Elevar la cabecera de la cama si tiene tos nocturna
- En niños pequeños que comen peor dar tomas más frecuentes de menores cantidades
¿Ya está? ¿Así de fácil?
Pues sí.
¿Y no me debe remorder la conciencia si no llevo a mi hijo al médico y está acatarrado?
Pues no, sino todo lo contrario. Debes estar contento y tranquilo. Le has ahorrado a tu hijo la molestia de que el pediatra le meta el palito en la boca, de que se coja una gastroenteritis en la sala de espera, has facilitado que el pediatra pueda dedicar más tiempo a otro niño que tal vez sí lo necesite, y notarás una gran satisfacción, ganarás confianza, te sentirás mejor.
O sea, ¿que no soy peor madre o padre si no llevo los hijos al pediatra cuando no hace falta?
No sólo eso, sino que por lo ya comentado se te puede considerar hasta mejor madre o padre.
O sea, ¿que no hace falta auscultar a una chica de 15 años con tos y mocos?
Ya lo vas cogiendo.
Espero que esto le sirva a alguien. Quizá nadie ha escrito unas directrices tan claras como las que yo he puesto. Ni siquiera sé lo que opinarán otros colegas. Porque uno de los grandes problemas para la educación sanitaria es que ni los médicos nos ponemos de acuerdo en tantas cosas.
Así que agradecería comentarios de padres, madres, médicos, profesores...
Feliz fin de semana a todos, y que no os acatarréis.

13 comentarios:

ximo dijo...

Me parece muy bién que hagas educación sanitaria pero dudo que se consiga algo.
¿Porqué llevan los padres a sus hijos al pediatra en la mayoría de veces?
- Para que les digas que no tienen nada y liberarlos de angustias y responsabilidades.
¿Has pensado si compran las recetas que les hacemos después de explorar y diagnosticar a sus hijos?

Catalina de Jesús dijo...

Gonzalo, soy Catalina, la del Blog "dejaos amar" (muchas gracias por enlazarme, asi he descubierto tu blog)...y tengo a mi niño ACATARRADO!!!!!Me dió un poco de vergüenza hacer venir a casa a la pediatra...pero en esto te digo:soy una madre "hiperexagerada" que aplica un principio:Mas vale que te caiga la bronca del pediatra por llevarle sin tener nada, que se te ponga peor y te caiga la bronca por no llevarle a tiempo...
He tenido la suerte de tener muchos años de médico de mis niños a un pediatra "supervocacional", alguien "de otro planeta",un superdotado.A venido a casa a ver al niño con 40 de fiebre a la una de la madrugada y en taxi por estar escayolado ( y con muchos nietos ya...)Bueno, me alegro de conocerte, visitaré tu Blog, a ver si me reformo, y cuéntame si quieres en mi blog cómo me encontraste y porqué te gustó el blog y lo enlazaste, me ayuda mucho el saberlo.Un abrazo, Catalina

Anónimo dijo...

Hola!!!!!! Yo creo que aunque intentemos educar a la gente, hospital central y saber vivir hacen mucho daño. Todos saben cuando tienes que pedir un TC o darle antibiotico, además si no se lo haces o no le das lo que quieren, se van como decepcionados. ¿Y solo me vas a dar Dalsy? ¿ya esta?.
Y hablando de catarros, el otro día vino a mi guardia del hospital a las 5'30 de la mañana una madre con su hijo de 9 años con tos, mocos y fiebre de hasta 37'3 (no me he equivocado). Eso es una urgencia, si señor.
Luna.

SeisDoble dijo...

Jajaja... estoy dudando si imprimir tus recomendaciones y dejar un montoncito en la puerta de la consulta... para que los papis se entretengan leyendo, igual alguno se va de la sala de espera colorado...

Me ha gustado. Porque hablas de que tienes hijos, que si no, pensaría que eres yo... entre la pediatría, la guitarra, y el Megane (bueno, el mío ya tiene 136000 :-P)

Te leo! Chao.

Roi Piñeiro dijo...

Gonzalo: Pediatra del año 2007. Aquí pondría varios emoticonos de estos que alaban pero es que aquí no se pueden poner.

Solución para las urgencias: códigos de colores en función de la gravedad (que ya funcionan en algunos hospitales) pero que debe decidir el mejor pediatra del centro sanitario, no el administrativo que está en la puerta.

Resultados: los catarros esperan dos, seis, quince horas o lo que haga falta... primero las urgencias, luego los catarros. La cronoterapia funciona.

Ximo: Coincidencia 100%. En la sociedad actual hay una importante falta de responsabilidades. Si el niño dice tacos o tarda en aprender a leer y escribir: NOOOO, no es culpa de los padres, es culpa del Maestro. Si el niño se pone malo: ES CULPA DEL PEDIATRA, nooo de los padres. Si el niño sale violento tras el divorcio de los padres: Culpa del Psicólogo... y se me ocurre un largo etcétera... pero es que estoy hoy de guardia, y me tengo que ir a ver un catarro.

Ciao!

Belén - Madrid dijo...

Mira Gonzalo, muchas gracias. Creo que no había leido nunca unas instrucciones tan claras para saber a ciencia cierta cuando ir o no al pediatra o a urgencias. Tengo una hija de casi cuatro años, y a veces he dudado sobre si el asunto tenía o no importancia suficiente como para no molestar a los servicios de urgencias, que por cierto, en mi caso siempre han sido muy amables, tanto cuando me he equivocado como cuando no. Mi hija suele tener fiebres muy altas (39,5 o más) cuando coge cualquier cosa, y la verdad es que me asusto cuando no hay forma de bajarla. Enhorabuena por tus post.

Anónimo dijo...

Está muy bien eso que decís y hay gente muy exagerada, pero también podríais los pediatras decirnos qué hacer en caso de resfriados, mocos, tos, fiebre, etc. Cuando llevo a mi hijo al pediatra me receta las medicinas y yo las compro. Si en lugar de eso me dijera lo que tengo que hacer la próxima vez, me ahorraría la visita (aunque también las medicinas me costarían más caras, otra razón más para ir al médico).
Por otra parte toda la vida se están haciendo campañas de que no hay que automedicarse "acude a tu médico" y todo eso, y ahora me sales con esas.
Y por último, si no te gusta recibir pacientes... pues es es tu trabajo, qué se le va a hacer. Y no voy a hablar de la influencia de la inmigración en la saturación de las consultas, que si no seré un racista.

yumi churri dijo...

hola! muchas gracias por la explicación me fue de gran ayuda,tengo a mi hijo con esos síntomas y me fue muy útil tu información. Gracias!

Abismo dijo...

Buenas!!
Soy madre de una niña de 10 meses, la verdad es que se me cae la cara d vergüenza al leer tu blog.. jeje

Yo soy primeriza y me asusto muchísimo.. supongo que todos los papis que nos estrenamos!!

Pero he de decir que intento no ir al pediatra a quitar el rato quizá a otro paciente que si lo necesite... ; pero tambien te digo como mami recien estrenada que no he tenido a mi niña enferma (saliente de la tos y mocos, ronquera, alguna decimilla, o ronchas en su piel) que es bien cierto, que la última consulta con el pediatra salí de allí con un tanto de mosqueo, porque hace dias que pienso que la niña tiene algo en los oidos, pero despues de mirarla y decirme que las tenia bastante rojas las orejas, pero que de momento esperaríamos.. pues me sentó mal (prefiero no esperar para no verla empeorar)
Pero te doi la razón en algo, en las 2 ceces que he visitado al pediatra fuera de las revisiones, casi te diria a ciencia cierta que ha sido por escuchar a la suegra, que esta niña tiene que esta niña que etc, en fin,
Que despues pensandolo por dentro me digo a mi misma ( jope!! Y si tiene razón?)

Ya voy escarmentando.. hoy la tengo con decimillas, y claro está que preocupada un rato pero agradezco tus palabras porque consigues que papis como yo,(inexpertos quizá) no se alarmen por un pelin de decimas!

Ojalá todos los pediatras fuesen tan claros!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Usted no tiene vocación de medico, pongase una verdulería.

Hugo Jorge dijo...

Muy buen blog.Soy padre primerizo y debo confesar que cuando mi bebe (tiene 2 añitos) esta enfermito se me va el alma del cuerpo (que vuelve una vez se mejora) y cuando escucho una tos se me ponen los pelos de punta y solo se me viene una idea a la cabeza (correr al pediatra!). Lamentablemente la propia experiencia me enseño lo que el doctor dice..."sala de pediatras" en el ultimo de los casos!Cuando mi bebe tenia 5 meses disfrutaba de una salud de hierro,y casi nunca hibamos al pediatra (al princípio venia a casa) pero un estornudo hizo que lo llevemos al pediatra,el suyo estaba de licencia y el reemplazo se demoro demasiado por que lo que se juntaron 15 niños, tosiendo, escupiendo y todos los sintomas que uno se imagine,la pediatra nos dijo " el bebe perfecto, nada de nada" a los 3 dias empezo con una bronquiolits que le duro 5 meses (horribles momentos)estaba 7 dias enfermos y 2 sanos y asi, y su pediatra (ya habia vuelto ) nos dijo" estuvo en estos ultimos dias en contacto con alguien enfermo?....mi respuesta fue " si en su sala de espera" obvio que hasta que cumplio un año era ir todas las semanas a esa sala de espera ya que nunca se mejoraba, hasta que cambiamos de pediatra el que nos dio su telefono, cualquier cosa era llamarlo y evitar ir a la sala de espera) y con eso se curo magicamente!!, obvio con sus cositas cada tanto. Lo importante aunque es muy dificil es pensar tranquilo, analizar la situacion y si el corazon lo indica llevarlo,esto lo hicimos una vez con este mismo pediatra el cual nos felicito que lo hubieramos llevado a la primera fiebre ya que tenia Angina del tipo A, por lo que apesar de que estuvo 2 semanas con antibioticos, paso el cuadro en un estado bueno.En conclusion aunque dificil en esos momentos es tomarse 20´, esa tarde, o ese dia que empiezan los sintomas y ver que dicta el instinto mas alla de los miedos internos propios del ser padre.

Anónimo dijo...

Me alegra infinito que no sea el pediatra de mi hijo...además de la prepotencia que desprenden sus palabras tiene una falta de empatia que asusta. Ustedes piensan que los pacientes vamos a fastidiarles, si yo voy al médico no es por gusto, primero porque no me apetece estar esperando a pesar de tener mi hora, segundo, si voy es porque no se afrontar una situación que me preocupa porque no se que repercusiones puede tener en la salud de mi hijo. Que Dios nos de salud

Gonzalo dijo...

Perdón por la ofensa. Han pasado los años y me temo que he cambiado. Ahora no sería tan grave, creo, que fuera el pediatra de su hijo. Saludos

Related Posts with Thumbnails