sábado, marzo 16, 2019

Gestión en pediatría

Durante 2017/2018 realicé un máster de gestión. Era completamente on line y podéis ver información aquí. Si alguien me pide consejo sobre la realización de un máster de gestión solo puedo decirle uno que no recomiendo, y es éste. La publicidad es engañosa, y es lo verdaderamente cuidado de este máster. Tiene presentaciones terribles (creo que ni el peor de los canales de YouTube logra tan poca calidad) y uno de los mayores problemas es que mis preguntas no eran contestadas. Miento: sí eran contestadas, en menos de 48 horas me llegaba una respuesta del tipo: “su pregunta ha sido enviada al autor, en breve recibirá una respuesta, o algo así”. Y el “en breve” nunca llegaba. Y si algo me parece interesante de un máster on line es que pueda favorecer la interacción. Incluso había un enlace a un foro que no existía. Cuando pregunté por ello lo siguiente que ocurrió es que desapareció ese enlace.
Para que alguien pueda encontrar esta opinión en este blog escribo ahora: opinión sobre el máster de gestión clínica del CEU. Je, je, je. A veces esto me ha funcionado. Y no es deseo de venganza, es querer ayudar a alguien que se lo esté planteando. Tal vez debería ser el título de la entrada, pero eso es ensañamiento.
Ahora bien, si te quieres gastar unos 1900 euros por unos pdfs (que están razonablemente bien escritos): ¡adelante!
Después de terminar el máster he aprendido algunas cosas. No todo lo que me habría gustado, pero sí que algunas cosas.
Me gustaría compartirlas, y lo voy a hacer semanalmente (hay que ir pensando una manera de poder escribir con tanta asiduidad) ya que necesito material para mantener vivo el blog.
De momento mi hermano está cumpliendo su palabra, y nos hemos apostado una cena (y ha quedado plasmado en el comentario de la entrada anterior, que pagará el primero que pase dos semanas sin escribir.
Sé que él lo tiene fácil, pues es bueno haciendo relatos cortos, así que cuando el cerebro no le dé probablemente utilice este recurso. Lo acepto.

sábado, marzo 09, 2019

De residente a jefe de servicio

Puede sonar algo ostentosa esta entrada. Y tal vez lo sea; pero como el lector se habrá quedado un poco perdido con tanta escasez de contenido quiero que pueda retomar el blog sin dificultad
Mi vida laboral, muy resumidamente, ha sido:
- Hice la residencia en el hospital Severo Ochoa de Leganés. La recuerdo como una época de muchas guardias y cansancio. Aprendí, tal vez más a golpes que con una formación reglada. Me pasó como en el colegio: tuve grandes maestros, y otros con los que no encajé (buenos maestros, supongo, pero de los que no conseguí aprender). Y también estuvo llena de ilusión y unos compañeros residentes excelentes, con los que tenemos pendiente una cena, que parece imposible.
- Después trabajé como pediatra de centro de salud durante unos cuatro años. Allí aprendí mucho, comencé este blog y el de casos clínicos; pero  llegué a quemarme por la ingente cantidad de pacientes que tenía que ver, y las frecuentes diferencias entre lo que pensaban los padres y lo que me parecía a mí bueno para sus hijos (en relación con los antibióticos, los mucolíticos, los antitusígenos...)
Entonces un día recibí una llamada de un compañero de residencia, que necesitaban un neonatólogo para el hospital de Valdemoro.
- Y allí que me fui. Estuve otros cuatro años en Valdemoro. Lo recuerdo como el periodo más feliz de mi vida laboral. Tuve unos compañeros formidables. Hacía muchas guardias (6 al mes), algunas muy duras; pero no me alcanzó el desaliento. Recuerdo una conversación con el jefe que me preguntó cómo me veía en unos años. Yo le respondí que me veía acabando mi vida laboral allí (sí que debía de estar bien).
- Pero hete aquí que abrieron un nuevo hospital en Móstoles: el hospital Rey Juan Carlos, que pertenecía a la misma empresa. Mi mejor amigo y compañero, Iván Carabaño, fue elegido para ser el jefe de servicio, y quiso que yo me fuera para allá como responsable del servicio de neonatología. Y por supuesto, acepté de buen grado. Aunque no tenía muy claro que abandonar un sitio en el que me sentía plenamente feliz (dentro de un orden, claro) fuera buena idea.
Paréntesis:
La vida pasa muy deprisa, y muchas veces recuerdo con viveza el pasado. Recuerdo que siendo residente una vez me dije: "nunca en mi vida seré jefe". Y no lo dije a voleo. Durante la residencia pude observar cómo los jefes de servicio me parecían seres faltos de felicidad; y lo veía como una consecuencia lógica del estrés al que estaban sometidos.
Y nunca lo he olvidado. Por eso cuando me pidió ir de responsable de "neo" me pareció muy distinto a ser jefe. Y tal vez por eso acepté.
Fin del paréntesis.
Y empezamos, con mucha ilusión y con muchos batacazos. Recuerdo durante los primeros meses que nos preguntábamos con relativa frecuencia: "¿Por qué no nos habremos quedado en Valdemoro...?
Y abrieron un nuevo hospital en Villalba, y mi jefe se quedó con las dos jefaturas. Entonces necesitaba un jefe asociado en Rey Juan Carlos. Y así es como, sin planearlo ni quererlo llegué a jefe: jefe asociado. Me siento como los políticos cutres que hacen promesas que no cumplen. Soy un estafador de mí mismo.
Pero lo "peor" estaba por llegar. Iván Carabaño sacó una plaza en el hospital público Doce de Octubre, y para allá que se marchó. No os voy a contar el desgarro que supuso para mí. A pesar de que el comentario de su madre no deja de ser gracioso: "Gonzalo estará encantado, ahora va a ser jefe".
Reconozco que no me hacía especial ilusión convertirme en jefe de servicio. Había visto cómo también Iván había perdido parte de esa felicidad que acompaña a la jefatura, consecuencia del estrés. Sinceramente prefería actuar siempre desde un segundo plano. Pero acepté la sucesión.
Y aquí me veo. De jefe de servicio del servicio de Pediatría del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles. Un puesto que, a pesar de no haber deseado, he aceptado con ilusión y con deseo de hacerlo lo mejor posible.
Ya hace mucho tiempo escuché a una persona que comentó en voz alta: "un jefe, con no molestar ya hace suficiente". Y, aunque no suena especialmente ambicioso, creo que no es tontería.
En ocasiones he visto alguno de esos vídeos que hablan de salir de la zona de confort. Y siempre he pensado que es una gran tontería. Nada mejor que el confort, que asocio con la contemplación de una mar tranquilo, rodeado de mis seres queridos, sin más sobresalto que el de la salpicadura que alguno de mis hijos puede provocar al chapotear en la orilla.
Pero comienzo esta nueva aventura, y espero que sea emocionante.

sábado, marzo 02, 2019

Vuelvo a escribir

Ja, ja, ja. Ayer me sorprendí leyendo una entrada del blog de mi hermano, que estaba completamente abandonado. Y pensé: si él puede, yo puedo. Así que, después de casi un año retomo el blog.
Pienso que nadie ya lee blogs, y creo que fue una de las razones de abandonarlo.
Después he visto que he sido muy perseverante: desde 2006 ni un año sin dejar de escribir. Bien es cierto que en 2014 y 2017 solo hubo una entrada (y no fue adrede, no fue para cumplir el expediente, fue pura casualidad).
Yo también me voy a hacer un propósito: el de escribir semanalmente. Mi intención es hacerlo viernes o sábados, que creo que es más fácil sacar un hueco.
Y, ¿de qué escribiré? Lo siento: os hablaré de mi vida, de mis victorias y mis derrotas, del trabajo, de mis aficiones, de la vida universitaria, hospitalaria...
Acabo de revisar un poco qué ha ocurrido hasta ahora con el blog. Veo que existen 204 entradas, con un número de visualizaciones muy dispar: desde 11visualizaciones una entrada que se titula "interpretando radiografías" (que lo mismo ahora deja de ser el farolillo rojo, debido a esta entrada), hasta "caso clínico para padres" con más de 11.000 visitas (curiosa coincidencia esto del número 11).
Y luego hay varias que tienen 0 visitas, pero es que me he dado cuenta de que nunca llegué a publicarlas, se quedaron en estado de borrador. ¿Y si fueran esas las que estaban destinadas a triunfar y cambiar la humanidad? Siempre lo he pensado con los artistas: quizá los mejores cuadros nunca fueron vistos, ni las mejores canciones escuchadas.

viernes, abril 06, 2018

Zotero

El otro día recibí un curso sobre Zotero. ¿Qué quién es Zotero? Tiene nombre de delantero de la Real Sociedad, pero no: es un gestor de citas bibliográficas.
Como no he querido olvidar el curso me he dedicado a hacer un tutorial sobre ello y desde aquí os adjunto el link a los vídeos.
Espero que puedan ser a alguien de utilidad.

Lista de reproducción del tutorial de Zotero

sábado, octubre 28, 2017

Plan Integral de abordaje a embarazos no deseados en la Comunidad de Madrid

Nos piden a los madrileños que demos nuestra opinión sobre el plan integral de abordaje a embarazos no deseados en la comunidad de Madrid.
Como supongo que este blog es más visitado que su página os escribo aquí la respuesta, para que pueda llegar a más gente.

Soy pediatra neonatólogo. Se escribe en el resumen "reducen el derecho del producto de la concepción a recibir las medidas preventivas prenatales que hoy la ciencia médica puede proporcionarles". El producto de la concepción supongo que se refiere al nuevo ser humano. Y comenta el texto que reduce su derecho, por lo que intuyo que quien redacta el texto opina que ese "producto" tiene derechos. ¿Cuándo empiezan sus derechos? ¿Tal vez tiene derecho a la vida, por ejemplo?
Tal vez es casualidad, pero los abortos no han hecho más que aumentar. Y curiosamente tampoco han hecho más que aumentar el empleo de los métodos anticonceptivos, y se ha adelantado el momento de la primera relación sexual. Tal vez por mi condición de pediatra no se me hace tan difícil entrar en la mente de un adolescente. No podemos con nuestras mentes de adulto proponer alternativas que es posible que funcionaran con nosotros, pero no con los adolescentes. Regala preservativos a los adolescentes y verás lo que pasa (ya lo hemos visto).

Podemos concluir: "cuánto dinero desperdiciado..." Yo no quiero que se pierda más dinero. Por favor, dejad la educación sexual a cargo de los padres, en la familia. Hay necesidades mucho más urgentes, con resultados más satisfactorios, que aumentan la calidad de vida de los ciudadanos. Uno de ellos es la prolongación de la lactancia materna. Con 16 semanas de baja maternal es evidente que mantener una lactancia materna exclusiva durante 6 meses se hace muy difícil. Pero seguro que hay muchas más creativas y mejores. Estoy convencido de que hay personas competentes en gestión clínica dentro de la Comunidad de Madrid y lamento que sigamos queriendo desperdiciar el dinero. Tal vez pensemos que no le hemos intentado con suficiente fuerza. Si disparas más fuerte, pero en la dirección equivocada, el objetivo quedará cada vez más alejado.

martes, junio 20, 2017

Menos ir a urgencias y más vida saludable

Tiene relación con la entrada anterior. Hoy escribe Jordi Varela en el blog de gestión clínica lo siguiente:
La lección aprendida es que, al margen de nuestro nivel de ingresos, si queremos vivir más y mejor, hay que concentrarse en comer de la manera más saludable posible (y cuanto menos, mejor), evitar los hábitos tóxicos, hacer ejercicio de una manera razonable pero cada día, afrontar las preocupaciones de la manera más positiva de la que seamos capaces y dormir lo mejor que podamos. ¿Y el diagnóstico precoz? Si estamos interesados/as en él, no ahorremos esfuerzos en buscar datos fiables de sus beneficios y de sus efectos adversos. No olvidemos nunca que ni la sanidad es un bien de consumo ni nuestros cuerpos son coches.


Jordi Varela 
Es otro plagio, y va en la misma línea. Cada vez más niños visitan los servicios de urgencias por nimiedades, y eso solo puede traer consecuencias negativas sobre la salud. Ojalá esos padres pongan el mismo empeño en aliviar sus miedos en llevar una vida saludable.

lunes, junio 19, 2017

Plagio

Sí, lo reconozco, voy a plagiar un artículo. El otro día leía en un blog (no recuerdo ahora cuál) que había otro bloguero que le plagiaba sus artículos. Estaba indignada la bloguera (y con razón) aunque en el fondo creo que es una buena razón para sentirse orgulloso.
Hoy nos ha dejado la directora de nuestro centro una fotocopia de un artículo que se ha publicado en El País. Se titula Las siete u ocho condiciones personales para una larga vida. Y aunque sea un periódico muy leído, por si queda alguien que no se ha enterado y quiere llegar a viejo yo se las voy a copiar: consumir alcohol de forma moderada (esto queda un pelín a la interpretación del consumidor), no fumar, tener pareja estable, hacer ejercicio físico, mantener un peso adecuado, alcanzar un buen nivel de estudios y tener una actitud positiva ante los problemas.
Por lo visto esto predice una buena vejez a partir de los 70 años. Aunque como dice el autor del artículo queda una no menos importante: que el azar nos sea favorable.
Related Posts with Thumbnails