domingo, enero 02, 2011

Empiezo el año trabajando

Cuando esta mañana me dirigía en coche a hacer mi primera guardia del año pensaba que era un hombre afortunado. Y es que en los tiempos que corren trabajar empieza a ser un lujo.
Pues bien, de eso han pasado diecisiete horas. Y no diré que he cambiado de opinión, pero reconozco que estoy agotado. Ni siquiera con muchas fuerzas para escribir en el blog; pero de alguna forma es un parón que hago después de diecisiete horas continuas de trabajo (y lo que me queda, pero ahora mismo no hay ningún paciente pendiente de ver). Paré durante 30 minutos a comer y 20 minutos a cenar.
En esta primera guardia han ocurrido varias cosas: dos personas me han llamado "macho" y otra "tío". No sé si se debe a la alegría propia de estos días, a la resaca, o a que yo tenía hoy una aspecto especialmente jovial (no lo creo). No lo decían con mala intención: es una forma de hablar, supongo.
Un padre me ha dicho (antes de empezar a ver a su hijo) que no se iba a ir del hospital con el niño como estaba. Que si era necesario llamaba a la policía. Hoy no era día de discutir (hemos visto niños a destajo): ha ingresado.
Hace una hora no he podido aguantar la risa cuando he visto el motivo de consulta de otro paciente: diez días sin hacer deposición. Que me perdone (supongo que sería el cansancio), pero me ha hecho gracia intentar entrever qué le ha hecho después de 10 días acudir a urgencias a las dos de la mañana el día de Año Nuevo (ahora bien, la niña puede escribir en su blog que ha empezado el año cagando, porque madre mía).
Pero lo peor ha sido que le he dado dos besos al limpiador al felicitarle el año. Ha sido un acto involuntario: lo prometo (en mi cabeza sólo tengo dosis de dalsy). Pero el tío (ya me están contagiando este argot mis pacientes) ni se ha inmutado. Reconozco que no soy "muy de besos". De hombre a hombre me gustan más los abrazos, los apretones fuertes de mano y si es preciso los insultos (dicen que es un claro síntoma de amistad).
Y cómo no, aprovecho para felicitaros el nuevo año a todos. Aunque a mí sólo el primer día me ha dejado derrengado. A ver qué más nos espera.

3 comentarios:

Suu dijo...

Feliz Año a ti también!!!

Pedro dijo...

FEliz año!!!

Bucéfalo dijo...

Hola!!
Yo también empecé el año trabajando, siempre me pido el día 1 de enero voluntario. Atiendes a niños con padres encorbarasos y resacosos, un clásico.
También he iniciado un humilde blog este año
un saludo!!
www.laincubadora.blogspot.com

Related Posts with Thumbnails