domingo, enero 28, 2007

Ya instalado

Uy, lo siento pero es que todavía no estoy muy centrado, como para dedicarle mucho tiempo a esto del blog.
Por todos los que os habéis interesado por mí (un millón de gracias) creo que debo contaros mi nueva situación laboral. Por fin tengo plaza fija, bueno, fija, fija, lo que se dice fija no es, pero casi. Estoy en una plaza de una pediatra que ha pedido una excedencia que parece que va para largo, así que de momento estaré un tiempecillo.
Está en el mismo área en el que trabajaba antes, me pilla un poco más cerca de casa, sigue siendo un turno de tarde y lo verdaderamente bueno (no lo quiero decir muy alto): parece que voy a ver menos niños, lo que se traduce en que los podré ver mejor, y entonces mi frustración será menor y bla, bla, bla.
De momento adaptándome a la situación. Después de cuatro años me siento ahora como el más pardillo del centro de salud.
Pronto empezarán a ocurrir anécdotas, y ya os tendré informados.
Se me olvidó contaros una que me pasó en uno de estos centros en lo que he estado merodeando. Al estar en otros centro de salud te encuentras con que otros médicos ya han escrito varias cosas y a veces no se expresan como lo harías tú (ni mejor, ni peor: distinto).
Pues bien, llega una madre a la consulta diciéndome que viene a control del niño.
Leo en la historia clínica: refiere la madre (lo de "refiere" a mí se me hace un término un poco cursi, pero lo utilizamos mucho los médicos) que cuando el niño se tira pedos le duele el culo.
No os podéis imaginar lo que tuve que aguantar la carcajada (pobre criatura, que no llegaba ni al año), tal vez yo habría tratado de ser "más científico": refiere que al ventosear presenta dolor en región interglútea, o algo así.
En fin, lo siento por la superficialidad, pero estoy de guardia, en mi rato de descanso (sí, a veces descansamos en las guardias) y me apetecía escribiros algo tan insustancial.

2 comentarios:

JULIET dijo...

Me alegro muchísimo que hayas encontrado sitio y además una excedencia laaaaarga (que dure que dure).

Además, ya se te echaba de menos!! Me he partido de risa con el pobre niño de los pedos...
En fin, supongo que hay maneras y maneras de ponerlo en el historial!!! Me hubiese gustado ver tu cara de aguantarte la risa. Muy auténtico!

Roi Piñeiro dijo...

Me declaro un adicto a bromear como tu con el lenguaje médico ante este tipo de situaciones.

Sirvan como ejemplos grandes clásicos como "manchas hidrosolubles" en la exploración o "sensación distérmica por sensación materna".

Entre otros motivos de consulta increibles destaca el que reflejé en una ocasión con la profesionalidad más absoluta. Refería la madre cefalea en el niño, sobre todo cuando hacía operaciones de matemáticas y dictados!!! Descartados los problemas oculares mi motivo de consulta fue claro: Dolor al pensar. El juicio clínico lo dejaré para otro día...

Ciao!

Related Posts with Thumbnails