lunes, abril 05, 2010

Radiografías virtuales

Quedé pendiente de contaros lo que me pasó el otro día en la Urgencia.
Fueron dos casos similares con dos reacciones diferentes.
Niño de veinte meses que acude por fiebre de 3 días de evolución, exudado amigdalar en la garganta y en tratamiento con Amoxicilina.
Cuando les miro la garganta veo los exudados y planteo la opción más razonable: es posible que el origen de la infección sea un virus. Si el estado general del niño es bueno merece la pena esperar un poco más (uno o dos días al menos) porque es más que probable que el cuadro ceda espontáneamente.
Pero el primero de los padres (era un padre) no se quedó satisfecho. Entonces me sugirió que le hiciera pruebas. Le pregunté si le parecía bien una radiografía de tórax, a la que accedió.
Yo entiendo que está de moda el hacer intervenir a los pacientes y a los padres en las decisiones diagnósticas y terapéuticas. Pero a veces me entran dudas éticas. Aunque a priori estoy en contra de la actitud paternalista que en general (y me icluyo) tenemos los médicos, donde hay que hacer lo que nosotros dictamos.
Ya me ha ocurrido en más de una ocasión. En estos casos lo que me apetece es decirle al técnico de radiología que haga un poco el paripé, que ponga al paciente, diga eso de "no sueltes el aire" y que haga como que hace la radiografía. Incluso si hay que simular algún ruido, que lo simule. Yo ya me las arreglaría para imprimirle cualquier radiografía normal.
Pero lo cierto es que no solemos actuar así (no creo que nadie lo haga) porque en el fondo creo que no está bien ir dando radiografías de otros a distro y siniestro.
Llegó la radiografía, normal, y le expliqué al padre que ya podíamos ver que no tenía una neumonía y que se podía ir tranquilo.
Pero el padre no se iba, ni "patrás". Me pidió unos análisis. Primero empleé el argumento de que a lo mejor era hacer daño al crío de forma innecesaria. No sirvió. Y después (tonto de mí) empleé el peor de los argumentos posibles (si alguo lo ha probado alguna vez sabrá que es bien cierto lo que digo): le dije que suponía hacer un gasto econcómico sin motivo. Ahí el padre casi me revienta la cabeza (aunque sólo fuera con la mirada). No me empezó a golpear contra la pared agarrándome de los pies (era un padre robusto, os lo aseguro) por piedad, y porque tal vez todavía me quedan restos cicatriciales de mi última hazaña deportiva.
Entonces agaché la cabeza y le dije: "sí, guana, marchando análisis..." (no lo dije así, que parece que hay que aclararlo todo, pero así me sentí).
Así que tras los análisis ya pareció el padre contento. Claro que antes le había advertido (y esto si que fueron palabras textuales) que pensara que en algún momento tenía que parar. Le dije que hay muchísimas pruebas que se pueden hacer, incluida la punción lumbar, y creo que no había que agotar todas las posibilidades. El padre me dijo que con el análisis quedaba satisfecho (lo que no me dijo es qué quería que pidiera en el análisis, pero ése es uno de los poderes ya conocidos de los análisis: con que los hagas y les digas que está todo bien se van tan contentos, porque creen que todo es todo, pero todo es sólo todo lo que has pedido en el análisis).
Cuando le entregué el informe estuve a punto de ponerle (y no lo hice, claro): "Lista de enfermedades que no se descartan con estos análisis: tuberculosis, SIDA, linfoma, osteosarcoma, tumor de Wilms, fibrosis quística, enfermedad celiaca, y así hasta cincuenta, por ejemplo).
Luego vino otro niño con el mismo problema. Di la misma explicación a la madre. Pero ésta se fue contenta y agradecida.
Vaya por delante que pienso que a los padres hay que hacerles mucho caso. Pero pienso que hay límites razonables, que creo que rebasé.
No sé, ¿qué piensas tú?

8 comentarios:

Suu dijo...

Cómo lo siento.
Nos precipitamos en pensar que algo malo, muy malo, le pasa a nuestro hijo. Quizá sea porque oyes "Menos mal que le pedí que le hiciera más pruebas que si no..." en vez de "Es un gran profesional porque...". El problema es que se nos quedan grabadas las negativas.
Pido mil disculpas si alguna vez me pongo así. Espero que esta situación sea ocasional.
Ánimo y muchas gracias por aguantarnos con tanta diplomacia
Suu

LA TETA REINA dijo...

Estoy de acuerdo con Suu. Para empezar tengo que decir que yo soy de las que no va al medico hasta que la cosa se pone chunga. Pero a veces oyes cosas como la que le paso a una amiga mia y te entra el cague de ar con gente asi.
Niña con 18 meses se van a urgencias al hospital porque tiene 40 de fiebre (40.5 rectal)y respirando con dificultad, les atiende una residente y despues de examianr a la niña les dice que se pueden ir a casa. Que es un virus. No hay mas explicaciones. Salne del hospital y mientras esperan un taxi deciden dar la vuelta y decirle a la vuelavan a examinar, xq no consiguen bajarle la fiebre. Y como la medica se puso cabezota el padre le dice. Pues dame un informe donde te haces resposanble de que no le va a pasar nada. La medica se lo piensa y llama a otro pediatra y la vuelven a examinar. Y les dicen hay que ingresarla. tiene una neumonia muy severa. 10 dias en el hospital.

Entonces piensas y si me toca a mi alguien asi?.

Me veo como la Esteban diciendo en el hospital: yo por mi hijo ma-to...jejejeje

No, ya fuera de coña, estas cosas me asustan bastante.


www.latetareina.blogspot.com

Pedro dijo...

He de confesar que el otro dia fui a urgencias por una conjuntivitis (nunca habia visto una, pero por lo que me decian mis hermanas por telefono lo parecia.
Te dejo que me riñas y que despotriques de mi. (incluso le dije al medico que me daba un poco de verguenza estar alli)
la motivacion: no habia visto ninguna y queria asegurarme, la niña no abria bien los ojos, era viernes santo (tenia que esperar 3 dias hasta poder ver al medico de cabecera), estaba a 600km de casa (de alguien que me dijera: esto es una conjuntivitis y se trata asi o asa).
Fui a urgencias (erroneamente supongo): por miedo a lo que tenga, por no tener la posibilidad de ver a alguien que me dijera lo que pasaba y como tratarla en un espacio de tiempo que yo considerara suficiente. Como resumen es por desconocimiento e inseguridad (o miedo).

se me olvidaba, nos trataron muy bien aunque note que el medico pensaba (aqui vienen otros padres histericos), su pequeña venganza fue no darme receta para la pomada por que se le habian acabado. Ni reciste.

Gonzalo dijo...

Pero Pedro, ¡qué honrado eres! Siempre igual.
Por supuesto que no te voy a reñir.
En tu caso parece que no tenías otra opción, ya que era Viernes Santo y todo eso.
No creo que sepas la diferencia entre una celulitis periorbitaria y una conjuntivitis infecciosa.
Creo que lo normal es acudir al pediatra de atención primaria para un problema así, pero si no tienes acceso a él en un periodo de tres días me parece bien que le lleves a urgencias por ese motivo, fíjate lo que te digo.
Lo que me parecería mal es que hubieras tenido que esperar tres horas para ser atendido y te quejaras. Que el pediatra te hubiera mandado un tratamiento y le dijeras que querías otro, que hubieras exigido que le tomen una muestra de las legañas...
Desde hace mucho no regaño (creo que nunca he sido un pediatra regañón) y menos si unos padres entran en la urgencia disculpándose porque me explican su agobio y sus circunstancias.
Hace no mucho se publicó en una prestigiosa revista (Lancet) un estudio donde comparaban el tratamiento de la conjuntivitis infecciosa con suero o con antibiótico y sorprendentemente no se vieron diferencias. Así que mi consejo (de padre a padre, no ya de pediatra a padre) es que otra vez le laves bien los ojos con suero fisiológico y esperes 2-3 días. Si empeora o no mejora en ese tiempo ir al pediatra, pero reconozco que mis hijos han tenido varias conjuntivitis purulentas y nunca les he tenido que dar un colirio ni pomada antibiótica.
Perdón por el rollo. Espero que se recupere tu peque. Un abrazo

Pedro dijo...

muchas gracias Gonza por el consejo, lo tendre en cuenta para la siguiente conjuntivitis. La peque ya esta recuperada de eso, pero ahora le ha tocado bronquiolitis, que desde que la llevamos a la guarde no para. Gonzalo, una Pregunta, que hay de cierto en eso de que en las guarderias "se inmunizan", personalmente no se si creermelo, pero me preguntaba si habria algun estudio de eso.

La verdad es que no me gusta dejarla en la guarderia porque creo que esta mejor con alguno de sus padres que en la guarde, pero no tengo muchas opciones.
Un abrazo

charo dijo...

Buenos días Gonzalo, hace tiempo que no entraba en tu blog pero me alegro de tener un minuto para poder leerte. Debo reconocer y siempre desde la admiración que te tengo que en respuesta a este blog, me has "decepcionado". Sé que es complicado tratar con perfiles tan variopintos y situaciones de "histeria paternalista" pero como madre te diré que no debes hacer frente a la torpeza o estupidez de otros. Tú eres el médico, tú diagnosticas, TU MANDAS y si al que tienes en frente no le gusta, no estás vendiendo helados para darle a probar mil sabores. Por Dios, eres médico y en mi opinión de los buenos, así que Gonzalo desde el máximo respeto y afecto que te tengo, no vuelvas a tolerar situaciones así. Un fuerte abrazo

Gonzalo dijo...

Muchas gracias, Charo. A veces es muy difícil mantener el equilibrio perfecto, supongo.
Un abrazo

Hector dijo...

Charo, comprendo muy bien lo de Gonzalo porque a mí también me ha pasado, en los 4 años de residencia y en el año que llevo de adjunto, aunque muchísimo menos (es lo que tiene trabajar en la privada). Al principio yo siempre intento razonar, y explicar lo que me parece conveniente y lo que no. Y la mayoría de las veces funciona. Pero de vez en cuando tiene uno la desgracia de encontrarse con personas que antes de llegar al box están ya cerradas a toda clase de razonamiento y quieren imponer su criterio. En esos casos también intento negociar, pero cuando veo que es imposible y el tono comienza a subir pienso: "Bueno, uno también tiene que cuidar sus coronarias". Por supuesto, claudicaría con menos facilidad si lo que me piden en lugar de una analítica de sangre es una de LCR, pero curiósamente no se ha dado el caso. Debe ser que como también dice Gonzalo, la gente no sabe o no quiere saber que con el hemograma y la PCR no se descarta al 100% una meningitis, y que sólo hay una manera de hacerlo (que tampoco garantiza el 100%, sobre todo si es vírica). Pero la mayoría de los padres sobreangustiados por una fiebre de claro origen ORL, al ver lo agresivo de esa medida y ponderar el bajo riesgo real de que su hijo padezca esa terrible enfermedad, acaban por no exigir la punción. Un saludo a todos. H. :)

Related Posts with Thumbnails