miércoles, abril 21, 2010

Un médico bueno o un buen médico

Es una tontería intentar separarlos, pero como juego mental no está mal.
Tú, ¿qué prefieres? ¿Un buen médico, o un médico bueno?
Sí, yo también prefiero los dos. Pero no se trata de eso, sino que hay que elegir.
Es como esa otra pregunta. ¿Qué prefieres: el dolor físico o el dolor moral?
Está claro que siempre uno interfiere en el otro.
Pero si a mí me dan a elegir,  y no me quedara otra alternativa, desde hace un tiempo lo tengo claro: prefiero un buen médico.
¿Qué va a pasar con la gerencia única? Que va a aumentar la competitividad. ¿Qué línea de actuación ha elegido mi hospital? Da por hecho que somos buenos médicos, así que ahora quiere que seamos médicos buenos, para lo que va a invertir dinero en cursos donde nos enseñen a ser amables.
No tengo claro que sea lo mejor; pero en parte estoy de acuerdo en que la mayoría de la gente quiere un médico bueno, amable, comprensivo, empático... Hay que fidelizar al cliente (ya no son pacientes, por desgracia).
Tal vez lo más triste sea que porque queremos fidelizar "clientes", ya que cliente llama a dinero, tenemos que ser buenos. Me gustaría más que tuviéramos que ser buenos porque los pacientes se lo merecen. Será cierto eso de "poderoso caballero es don dinero".

6 comentarios:

LA TETA REINA dijo...

Pues yo lo veo una chorrada, perdona querido. Pero no creo que eso cursos sean necesarios.
Un medico tiene que ser un profesional en su especialidad y punto. Sobre el comportamiento, sólo debe ser respetuoso con los pacientes al igual que ellos con él. Yo no voy al médico a hacerme colegas (aunque tenga amigos médicos), voy porque no me quedan más coj**** y lo necesito. Pues nada que os pongan un grifo de cerveza en la consulta y a tomar el aperitivo.
Dios, que ganas de hacer perder el tiempo a la gente (los médicos) y de tirar el dinero.

Anónimo dijo...

La empatía y la amabilidad no se aprenden: se tienen o no se tienen

Suu dijo...

Yo prefiero un buen médico. Pero he de decir que conozco muchas mamás que dicen que sus pediatras son unos bordes. Yo estoy encantada con el mío. Además de que creo que es un buen médico trata con muchísimo cariño a mi hija. También ha respetado mi opinión, lo cuál es de admirar, porque algunas veces soy un pelín pesada (le pido disculpas).
Yo le he defendido ante alguna mamá un poco escéptica y que ha decidido, sin apenas conocer su trabajo, cuestionarle.
Ante todo, UN BUEN MÉDICO!!!!

lobo dijo...

Pues yo soy de los que prefiere un médico bueno. Por egoismo propio, al fin y al cabo, lo que quiero es que me cure, lo más rápido y mejor posible, jejeje

Gonzalo dijo...

O sea, Lobo, que lo que prefieres es un buen médico.
Sabía que a veces la diferencia lingüistica iba a ser difícil. Yo a veces me tengo que para a pensar para saber qué es cada uno.
El secreto está en que lo pongos como lo pongos un buen médico nunca hace referencia a su bondad, aunque el médico bueno puede referirse a ambos.
Vamos, no sé si ya he conseguido el lío perfecto...

lobo dijo...

Uff, pues no se a los demás, pero yo ya no se lo que quiero, jajajaja

Related Posts with Thumbnails