lunes, marzo 19, 2007

Rematando la faena

No quería que os quedarais sin saber el desenlace: hoy tenía cita con el niño de la faringitis bacteriana. Ha venido sólo la madre. Es duro, pero textualmente me ha dicho: "perdone que le diga, pero a usted esto de la medicina le viene grande". Y no le falta razón. ¿Tú que harías en situaciones como ésta?

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues nada Gonzalo, simplemente eso,la señora no tiene idea de lo que es una bacteria, ni un virus ni nada, y tú no tienes culpa de que ella no lo sepa, si se lo has intentado explicar ya has hecho bastante. Mira, terminé hace poco medicina y llevo mucho tiempo intentando explicarle a mi madre que el ardine no sirve para nada si no es bacteriano, pero aún asi a veces la pillo tomándoselo al más mínimo dolor de garganta, mi padre por otra parte me dice que si no como la grasa del tocino voy a coger anemia o tal vez un monstruo me va a invadir el estomago. Sé que es duro pero me temo que no vamos a cambiar el mundo, a veces incluso es mejor vivir en la ignorancia. Así que nada, ten la conciencia tranquila que has hecho un buen trabajo. Por último una pregunta de alguien que todavía no ha visto a demasiados niños, no le debería hacer un estreptotest el otro médico? Gracias y ánimo!!

JULIET dijo...

A la que le viene grande su papel es a la madre...

Vaya una madre...

Sentirte humillado por hacer bien tu trabajo no es justo. Ignora a esta mujer y adelante!

Una pregunta: ¿os meten muchas reclamaciones de este tipo entre pecho y espalda? Y, ¿cuáles son las consecuencias?

Øttinger dijo...

JAJAJAJA ves, por eso House no trata con pacientes. Benditos estereotipos.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

En Chile decimos hay que mandarla a la xxxxxx

Eduardo dijo...

Mucho ánimo, compañero, que en todos lados cuecen habas: acabo de hablar con unos padres que me van a denunciar por haber pegado a su hija. Quizá lo de profesor a mí también me venga grande...

Melian dijo...

Jolín, lo que hay que aguantar... ¡y yo que todavía no he empezado! espero que los "ancianitos cardiópatas" no sean tan difíciles de llevar...

Yo ante una de estas podría salirme por cualquiera de los dos extremos según lleve el día: o decirle a la mami -como ya ha sugerido juliet - ¿y a ud. el papel de madre que tal le queda? (pero creo que eso es igual a otra reclamación) o esperar a que se large y pillarme un cuajo a llorar de mil demonios...

No sé, el pediatra que yo tuve de pequeña era muy como tú, de cuantos menos antibióticos y pastillas mejor, y mis padres encantados de que no les "intoxicaran" a las nenas, supongo que son puntos de vista y de entendimiento muy diferentes.

Ánimo,estamos para apoyarte !!!

Raquel dijo...

Juliet, ¿tú tienes hijos?

Raquel dijo...

Una cosa que no tiene nada que ver con el tema de este post, disculpame: me sorprende que conozcas "Los renglones torcidos de Dios", y "La ciudadela". Al primero le dediqué una entrada en Cajón Desastre, el segundo trata de un tema que me atañe directamente.
Un saludo

JULIET dijo...

No, Raquel, no soy madre.
Cuando lo sea, de aquí mucho espero, seguiré sin ser médico; así que dejaré que hagan su trabajo sin hacer juicios precipitados al respecto a no ser que sea muy evidente que ha habido poca diligencia por parte del médico, o nula diligencia, que sería una neglicencia entonces.

:)

Raquel dijo...

Cuando lo seas me cuentas.

JULIET dijo...

Cuando sea médico dices?
Lo veo complicao... ;) jejejeje

No sé, raquel, el instinto de protección a un hijo es algo instintivo, pero hay veces que debemos dejar los instintos de lado y que impere la razón, que pa algo somos humanos.
En este caso, yo no soy médico y el pediatra humanista sí, y sabe lo que se hace... La madre no tiene ni idea, y aunque no estoy de acuerdo en una fe ciega en nadie, xq todo el mundo se equivoca, debemos fiarnos de los profesionales.
No puedes mentir diciendo que no le ha mirado lo suficiente, xq básicamente sí que lo hizo, y mucho menos decirle al médico que le queda grande su profesión sin ton ni son.
Esa es mi opinión. Ep! Que quizás al tener hijos se me despierta el instinto "no hay nadie que lo pueda curar mejor que yo xq para algo lo he parido" pero que vaya... lo dudo.

Roi Piñeiro dijo...

Mon Dieu! Menudo lío se ha montado por aquí!!! Prepotentes por un lado... cuatro perras por el otro... qué difícil es verlo todo desde ambos puntos de vista... y encima la frase mágica, la de "¿Tu tienes hijos?"... Cuántas veces me habré sorprendido a los padres diciéndole que sí, y que además dos... ¿Cómo que si tengo hijos? ¿Y cuántos años lleva vd estudiando Medicina? Lo que menor validez científica tiene, SIEMPRE, son las experiencias personales, si hicieramos nuestro trabajo en base a aquel niño que respondió de una forma atípica tendríamos que ingresar TODAS las consultas, poner antibióticos a TODOS los niños, y hacer miles de pruebas a TODO el mundo. ¿Por qué parece que nos pagan algo a los pediatras cada vez que decimos NO a un antibiótico? ¿Existe alguna empresa que se nutra de los niños que se pongan malos y nos pasen luego una cantidad? Sinceramente no lo entiendo, si no ponemos antibiótico es porque en un momento determinado NO está indicado, lo que no quiere decir que 48 horas después SÍ lo esté. ESO NO ES UN ERROR, cada enfermedad tiene su evolución, y para eso nos pasamos TODA nuestra vida estudiando, porque el médico, por suerte o por desgracia, tiene que estudiar toda su vida.

Y si analizamos las reclamaciones de un centro de salud, que se analizan, una madre como tú, Raquel, que te aseguro por lo que cuentas que no eres de las que están en la puerta de urgencias cuando su hijo roza los 37ºC, se sorprendería de esos padres indignos que no actuan como unos desgraciados. Si te parece mentira que a las 3 de la mañana una madre inexperta pueda consultar en urgencias por una peca que acaba de encontrar a su hijo de 6 meses mientras le cambiaba el pañal... te digo yo que es casi el día a día... y luego encima te ponen una reclamación porque a las 3 de la mañana no miraste la peca con lupa y le dijiste que "ya lo vería su pediatra mañana". Esto no es una batalla de padres contra pediatras. Por suerte la mayoría de los padres no son así. Pero es que de vez en cuando viene uno desgraciado que te la monta en la consulta, en el garaje, en la pescadería o en el banco, independientemente de que tenga hijos o no los tenga.

Esto es un trabajo como cualquier otro, y lo que carece totalmente de sentido es que la madre que ha puesto una reclamación a Gonzalo vuelva encima otro día a otra revisión. Si te quejas, por lo menos no vuelvas. Al menos cuando a mi no me gusta como me han tratado en un sitio (independientemente del trabajo) no vuelvo.

De verdad Raquel. Esto no es contra ti ni contra nadie, tampoco para defender a ultranza a Gonzalo ni a otros pediatras en un mitin corporativista. Trabajes donde trabajes de vez en cuando te topas con un desgraciado, y creo que es lo único que Gonzalo trataba de mostrar, con cierto lenguaje eso sí, que utilizamos entre nosotros para hacer más llevadero los mocos del día a día.

Espero seguir disfrutando de tus fotos y paisajes en diversidad diacrítica. Besotes para todos.

Raquel dijo...

Cuando seas madre, Juliet, :) lo de médico creí entender que no lo eras en el primer comentario.
Y lo del instinto, no sé qué decirte, no es instinto, es práctica. Conoces a tu hijo, sencillamente, y sabes cómo reacciona ante ciertas cosas y qué sigue a otras por ley de probabilidad, nada más. Y eso también debe tenerlo en cuenta el médico.
Roi, no, no soy de las que corren al médico en mitad de la madrugada porque el niño tenga fiebre; creo que soy bastante tranquila para esto de las enfermedades comunes (así lo llamáis, ¿no?) Y sí, también conozco padres que parece que no tienen otra cosa que hacer o en qué entretenerse que en llevar al niño al médico. Me he topado con algunos, no creas, :) Pero como decía en el comentario al post anterior, el pasar por cosas serias te da un cierto sentido de la medida. Un ejemplo de lo que quiero decir: a mi hija mayor (7 años)le salieron unas pequeñas vejigas que me parecían varicela, como no lo sabía con seguridad la llevé al pediatra. Era varicela. Cuando a los quince días justos le brotó a su hermano, me ahorré la visita al médico. ¿Para qué iba a ir si sabía lo que era, lo que había que hacer y lo que podía ser un síntoma extraño si la pediatra me lo había explicado y no apareció ninguno?
Respecto a las fotos, Roi, lo mismo digo, la del anochecer tropical es bárbara.
Un saludo, y perdonad este pedazo de comentario que parece, por su extensió, un testamento.

Anónimo dijo...

Gente problemática hay en todos sitios. Esa reclamación no llegará, obviamente, a ningún lado. Pero el sistema está estructurado para dar cabida a los necios. Yo, de entrada, y como puedes hacerlo, expulsaría a ese niño+madre del cupo y un problema menos.

Related Posts with Thumbnails