miércoles, octubre 29, 2008

Caso clínico para padres

Hace un tiempo, cuando empecé este blog, me preguntaba (como muchos de vosotros os habréis preguntado al crear vuestro propio blog) a qué tipo de personas iría dirigido. Pues lo cierto es que todavía no lo tengo muy claro. Y de hecho hubo un tiempo en que no iba dirigido a nadie en particular, era una forma de contar las desventuras de la patología infantil desde el lado del pediatra. Estuve tentado de convertirlo en un blog "educativo" para padres, donde éstos tuvieran una fuente ¿fiable? de información.
Ha pasado un tiempo y por los comentarios que recibo me he dado cuenta de que es otro blog de médicos para médicos.
Pero hoy quiero hacer un alto, por si queda algún padre despistado que aún se pasea por aquí, y quiere participar en este caso clínico:
Vino el otro día a la urgencia una madre, muy sorprendida, porque su hija de 2 años había empezado con fiebre y mocos. No estaba sorprendida sólo por eso, como comprenderéis. Pero lo que la desconcertó es que la niña desde hacía 3 días estaba tomando antibiótico, y no entendía el porqué de la fiebre a pesar de estar tomando antibiótico. ¿Podrías aventurar alguna posible explicación?
Me encantaría que este post se llenara de comentarios de padres, dando posibles soluciones. Y yo al final daré la mía.

14 comentarios:

Oidun dijo...

xDD

Me parece que es una batalla perdida

xD

elimary dijo...

Así que poniendo en duda el potente efecto antitérmico del Augmentine?.
Buena suerte, compañero.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Gon,
ahora que me queda un poco para ser papa voy a intentarlo: supongo que un antibiotico no "cura" la fiebre ni los mocos, que depende de si tiene una infeccion o no, y por lo menos en mi caso no podria saber si con mocos y fiebre tiene una infeccion.
Por cierto y para cuando me toque, cuanto tiempo tiene que pasar hasta que vaya al medico si mi hij@ tiene fiebre y mocos? podria darle algo?
Un abrazo muy fuerte!!!
Pedro

dra jomeini dijo...

No hay que olvidar que, a pesar de ser médicos, también muchos somos padres, así que no te creas que sólo es un "blog de médico para médicos". Supongo que la razón es que o bien era algo vírico y el antibiótico no estaba indicado o era resistente al antibiótico pautado.

Citopensis dijo...

Grande este post.

Gonzalo dijo...

Daré mi veredicto.
Todo se puede resumir en una frase, que no sé por qué cuesta tanto entender. Tal vez Pedro me ayude a conocer el error.
Me intentaré explicar:
Cuando hay fiebre y mocos es porque hay una infección.
Las infecciones pueden estar producidas por virus o bacterias.
El antibiótico sólo mata a las bacterias y no hace nada a los virus.
Efectivamente sólo hay dos posibilidades por las que la niña tiene fiebre:
Opción A: es un virus (muy probable)
Opción B: es una bacteria resistente al antibiótico (poco probable, pero a considerar, según resto de datos de la anamnesis y la exploración).
Por cierto, Pedro, si tu hij@ tiene fiebre y mocos hace tiempo escribí un post que respondía a esa incertidumbre, no recuerdo muy bien hace cuánto, pero te lo recomiendo. Un abrazo.

Pedro dijo...

Gon,
No se como responder, me parece muy obvio que un padre-madre normalmente no conoce la diferencia entre virus y bacteria ni lo que implica. Ademas el riesgo implicito del "conocimiento" es lae automedicacion.
Creo que se deberia educar en sentido comun, cuando se debe ir al medico y cuando no.
Es una obligacion para el medico "educar" al paciente o sanerle o ambas? no lo se, al igual que para un profesor educar a un niño no es su principal obligacion sino la de enseñarle. La obligacion de educar es de los padres.
A nivel medico si me educaran mis padres a estas alturas estaria "sintronizado".
Pedro

Anónimo dijo...

Curioso comentario el de la batalla perdida de oidun y fina ironia la del efecto antitérmico del augmetine de elimary. Parece que para algunos pediatras los padres son el enemigo.
Mi experiencia paterna me ha enseñado una cosa: si el niño come, juega y no está muy decaido no vaya a urgencias por mucha fiebre que tenga. Vaya a su pediatra cuando le den cita para que descarte anginas, otitis, infección de orina y neumonia. Si el niño tiene un buen estado general (come, juega, etc), y no presenta erupciones en la piel, las posibilidades de que tenga una bacteriemia oculta son casi nulas (sobre todo si está bien vacunado) y en eso se basará el mir que le vea en urgencias para decirle que tiene un virus y que le de apiretal. No crea que nadie puede saber si tiene un virus mirando a su hijo/a a los ojos (salvo excepciones), pero estadisticamente es lo que tiene. Además, aunque tuviese una bacteremia oculta, ésta se solucionará sola (es decir, sin antibióticos) en la mayor parte de los casos (para eso está el sistema inmune). En aquellos desdichados casos en los que las bacterias sean realmente invasivas y progrese a algo más serio (neumonia con empiema, meningitis, sepsis, mastoiditis con absceso cerebral, etc) el niño se pondrá tan malo que usted (y cualquiera) se dará cuenta de que algo grave ocurre e irá a urgencias donde le atenderán, ahora sí, divinamente.

Saludos y enhorabuena por su fantástico blog.

Juan

andrea dijo...

o sé si estoy muy tarde, pero en fin creo que lo de los antibioticos no dio resultado porque es un caso de virus por lo que estos no actúan sobre virus sino sólo cuando el problema es por bacterias, por lo que tendríamos que saber me imagino yo (no soy médico) el color de los mocos, si estos son transparentes claros indica que es por virus y para esto sólo debes darles u n antipirético como acetaminofeno o algo así y mucho líquido ademas de limpiar la nariz o no?

Gonzalo dijo...

Andrea, efectivamente la causa más probable es que sea un virus.
Pero te diré que el color de los mocos no nos ayuda mucho a los pediatras. Con mucha frecuencia las infecciones por virus producen mocos verdes

Anónimo dijo...

Mi niña de 9meses le recetaron amoxicilina y paracetamol... xke dijo la doc ke es una infeccion de garganta...
Mi hija presenta moco amarillo oscuro...
Eltratsmiento lo empeze ase un dia y la temperatura aun esta presente...
No kisiera seguir dandole antivioticos sinento kele lastiman su pancita...
Me podrian decir por ke solo de noche leda temperatira y como puedo controlarla?

Noelia Teruel García dijo...

Buenos días. Veo que este post es de hace mucho tiempo, pero al leerlo no puedo evitar contestar, espero que siga usted trabajando con este blog.
Entiendo que como pediatras, tras pasar años, te pueden llegar a quemar estas "dudas tontas" de los padres, de verdad que lo entiendo, soy maestra y también me queman en mi terreno. Pero como decían, se nos olvida que los que conocemos los datos somos los profesionales, no los padres, los padres no tienen por qué saber ni de virus, ni de bacterias,ni automedicarse. Si el niño tiene mocos, tos, fiebre,etc, el que tiene que decirnos qué toee y cómo curalo si es que se puede son los pediatras, y para ello iremos las veces ue haga falta.
Me parecen ustedes, los pediatras, verdaderas eminencias, y como verá a continuación, por uno malo que me he cruzado, me he encontrado con 20 inmejorables. Pero hay veces que pecan de pensar que los padres somos pesados, ingenuos y exagerados, sobre todo si somos primerizos. Hace dos años acudia con mi hija al pediatra por incipiente tos seca. La niña no tenía nada, que si pezaba con fiebre volviéramos. Bien, al día siguiente se despertó con 38'5, y pedí cita.Durante el día la niña llegó hasta los 41 grados, y con el antitermico no le bajaba de 39.Fuimos de nuevo a la consulta y la niña seguía sin tener nada, e incluso ironizó con la fiebre, diciéndonos que anda, ya sería menos, que le diéramos dalsy.(El no le puso el termómetro para poder comprobar, pero bueno, éramos exagerados y primerizos). Con el dalsy, esa tarde le bajó la fiebre a 37 y pico, y comenzamos a relajarnos. Pues bien, al día siguiente mi hija ingresaba en un hospital muy importante de madrid, y nos dijeron que se estaba muriendo por una sepsis provocada por un estreptococo. Antes de seguir, aclarar que mi hija es bastante más valiente que aquel pediatrucho que ni siquiera nos llamo despues para preguntar, y sobrevivió a pesar de que nadie daba un duro en aquellos momentos por ella. Otro tema son las secuelas, pero no son el tema del post... Cuando me dijeron que mi hija se estaba muriendo y las próximas 48h eran muy decisivas, pero que no nos aseguraban nada porque estaba muy comprometida, que su vida dependía de un hilo, en ese momento, pregunté: pero... así, de repente? Si ayer ya no tenía fiebre, y me pedía galletas! Y la respuesta de la pediatra fue: Hombre, venía con una neumonía muy importante de base.....
En pocas horas le drenaron 250ml de líquido infectado de un pulmón y 150 del otro.
Pero somos los padres los exagerados, y la niña no podía tener 41 de fiebre, como se nos ocurre bajar al pediatra.... lo q paso fue que el dalsy bajo la fiebre y camuflo la infección, y al no haber fiebre el estreptococo se metió hasta el fondo...

Sigo diciendo que confío plenamente en los pediatras y que para mi sois eminencias, le salvasteis la vida a mi hija... Un saludo.

Gonzalo dijo...

Querida Noelia. Gracias por tu comentario. Le hago poco caso al blog últimamente, pero tu comentario no me ha dejado indiferente.
Vivimos un cambio de mentalidad en nuestra sociedad. Los servicios de urgencias están llenos de banalidades. La gente quiere una solución rápida a los problemas, y eficaz.
Yo soy partidario de que, ante la duda, más vale pecar de ir al médico que no.
Y me parece muy importante haceros caso a los padres. Lo he aprendido con la profesión. Y si un paciente vuelve por segunda vez, no es un pesado, en mí salta una alarma, especialmente si consultan una tercera vez.
No siempre acertamos, ni a tiempo, ni con el diagnóstico. Y cuanto mayor voy siendo más me doy cuenta de los errores cometidos, y por desgracia los que me quedan.
Gracias por tu optimismo ante la vida. Te mando un abrazo enorme cibernético, uno para ti y otro para tu hija.

Noelia Teruel García dijo...

Muchas gracias Gonzalo. Para mi esta persona es un impresentable, pero malos profesionales hay en todos los campos. Me quedo con su pediatra actual y con todo el equipo de pediatría del Doce de Octubre, tanto de la uci como de planta, ya que si labor médica y humana fue, de veras, inmejorable. Me alegro que queden pediatras ellos y, por lo que leo, como usted. Un saludo y un abrazo.

Related Posts with Thumbnails